domingo, 13 de abril de 2014

La librería ambulante



Autor: Christopher Morley
Editorial: Periférica
ISBN: 9788492865505
Nº de páginas: 184
 
Prepárese para entrar en un mundo único y lleno de encanto, donde el tiempo se ha detenido: estamos en la segunda década del siglo XX, en unos Estados Unidos todavía rurales y de paisajes idílicos, donde conviven los viejos carromatos y los novísimos automóviles; Roger Mifflin, un librero ambulante que desea regresar a Brooklyn para redactar sus memorias, vende su singular librería sobre ruedas (junto a su yegua y su perro) a la ya madura señorita Helen McGill, quien decide, harta de la monotonía de su vida, lanzarse a la aventura y recorrer mundo. A partir de ese momento se sucederán los encuentros y los desencuentros, y las más divertidas peripecias se darán la mano con las grandes enseñanzas que proporcionan libros y librero.
Desde que este clásico de la literatura norteamericana se publicara en 1917 han sido muchos los lectores seducidos por su poder evocador, por el reconfortante humor que destila y, cómo no, por su atención a los pequeños detalles: estas páginas huelen a las hogazas de pan recién sacadas del horno; en ellas se siente el viento de otoño en los abedules.
 
 
Confieso que me encanta leer libros que hablen de libros, libreros y literatura en general. Así que sabiendo que ese era el argumento de La librería ambulante, no me pude resistir.
 
¿Qué decir de esta pequeña novela? Pues que es un relato delicioso, divertido y tierno.
 
Los protagonistas de la misma son dos: Roger Mifflin, profesor retirado y amante de los libros que recorre la América profunda con su librería ambulante llamada El Parnaso. Mifflin no es un charlatán pero sí un vendedor nato. Él cree en la idea de que hay un libro adecuado para cada lector y se jacta de haber vendido muchos libros a lo largo de sus años como vendedor. El profesor es un hombrecillo peculiar pero que desde luego se hace querer.
Y en uno de sus viajes, recala en casa de la señorita Helen McGill, soltera, aburrida de la vida, que vive en una granja junto con su hermano Andrew que curiosamente ha alcanzado cierta fama como escritor.
Helen está cansada de la existencia que lleva: ocuparse sola de la granja mientras Andrew hace sus "giras" literarias y  ella ve la vida y los años pasar.
Por ello, cuando Mifflin se presenta en su puerta con la intención de vender El Parnaso a su hermano, no se lo piensa dos veces y entrega los ahorros de su vida a ese hombre tan extraño a cambio de la caravana. Así Helen vivirá la aventura que nunca tuvo.
 
Genial la carta que escribe a su hermano explicándole su pequeña locura:
“Querido Andrew:
No creas que me he vuelto loca. Me voy a vivir mi aventura. Me he dado cuenta de que tú has tenido toda clase de aventuras mientras yo me he quedado en casa horneando el pan.”
 
 
Sin embargo, no estará sola, ya que el simpático profesor la acompañará en su camino y le enseñará no sólo el arte de vender libros sino también el arte de vivir.
 
Debo hacer especial mención a todas las citas literarias que aparecen en el libro así como a la multitud de autores (algunos totalmente desconocidos para mi) de los que Roger habla y recomienda.
Roger es apasionado y amante de la literatura y pronto Helen también se contagiará de su entusiasmo sin límites.
En sus andanzas conocerán a gente que también gusta de un buen libro así como a otros que en su vida han leído uno, ya que no consideraban que gastar el dinero en lectura fuese una buena inversión.
 
De este relato me ha gustado todo: sus ágiles diálogos, sus descripciones, las conversaciones de ambos personajes y cómo se van descubriendo el uno al otro poco a poco, y su final, que aunque previsible, en mi opinión es la guinda del pastel a esta historia que habla de amor, de admiración por los libros y de segundas oportunidades.


 



*La historia continúa en La librería encantada, novela que reseñaré pronto.

domingo, 6 de abril de 2014

Siempre hemos vivido en el castillo




Autor: Shirley Jackson
Editorial: Minúscula
ISBN: 9788495587893
Nº de páginas: 224
Título original: We have always lived in the castle

Merricat lleva una vida solitaria en una gran casa apartada del pueblo. Allí pasa las horas recluida con su bella hermana mayor y su anciano tío Julián. En el hogar de los Blackwood los días discurrían apacibles si no fuera porque los otros miembros de la familia murieron envenenados allí mismo, en el comedor, seis años atrás.


En ocasiones te encuentras con un libro que te encanta y espanta a partes iguales.
Esto es lo que me ha ocurrido con esta maravillosa novela de Shirley Jackson.

En tan solo unas pocas páginas la autora recrea una atmósfera opresiva, oscura, insana y rodeada de misterio.

La novela tiene como protagonista a la joven Mary Catherine, más conocida como Merricat, que lleva una vida apartada de todo y todos junto a su hermana Constance y su tío Julian en la gran casa familiar.
La mansión de los Blackwood es para ella su fortaleza, el sitio donde sentirse a salvo, aunque para el resto del pueblo el lugar sea espeluznante ya que en esa casa el resto de la familia murió envenenada hace seis años.
Lo más inquietante de todo es que sabemos desde el principio que una de las hermanas Blackwood fue quien lo hizo y a medida que avanza la narración iremos descubriendo quién fue.

La autora nos describe a unas jóvenes que sufren el desprecio de sus vecinos y que incluso sienten temor a salir de su casa. Jackson nos hace sentirnos cercanas a las hermanas e incluso simpatizamos con ellas.

Merricat nos cuenta que debe ir al pueblo a hacer recados dos veces a la semana pero que no le gusta el trato que le dispensa la gente. Allí se enfrenta a las miradas de odio de los padres y madres y a las burlas de los niños que a su paso siempre cantan la misma cancioncilla hiriente que verdaderamente pone los pelos de punta al lector.
Merricat sobrevive a todo esto acudiendo a la fantasía; inventa pequeños rituales de protección, imagina castigos para la gente del pueblo y sueña con vivir en la Luna junto con su hermana Constance. Esto podría considerarse relativamente normal sino fuese porque Mary tiene 18 años y se comporta como una niña de 12.
Además su hermana Connie la sobreprotege: Mary no puede ayudar en la cocina, no puede tocar los cuchillos ni lavar los platos y también tiene prohibido entrar en la habitación del tío Julian, único superviviente del envenenamiento masivo.

Por su parte su hermana Constance vive por y para la familia. No abandona nunca su espléndida cocina y su jardín donde pasa los días, a pesar de que los pocos amigos que le quedan la animan a vivir su vida y salir al mundo. El motivo es que fue ella la acusada del asesinato aunque salió absuelta por falta de pruebas. Es por ello que teme a la gente que la rodea.

El tercero en discordia es el viejo tío Julian, hermano del padre de las chicas. Julian vive postrado desde que ocurrió el asesinato y obsesionado con el crimen. Por ello escribe sus memorias y repasa cada día lo que ocurrió esa fatídica noche.

Y por último aparece otro personaje en escena que será el desencadenante de lo que sucederá a continuación y que marcará el futuro de la familia.

Sin querer ahondar más en la historia os diré que el libro es absorbente y la prosa de Jackson deliciosa. Se disfruta de principio a fin.
No os encontraréis con un libro de terror al uso sino que todo ello es tan sutil que nos parece estar leyendo casi un cuento de hadas con final feliz.

Y para culminar, el maravilloso posfacio de Joyce Carol Oates que no tiene desperdicio.



 

viernes, 4 de abril de 2014

Cadena de test

Pues sí, yo también he caído :)
Desde su blog Bibliomanías y otros desvaríos  Zazou  me ha invitado a hacer este interesante test.

Primero, contaros las reglas a seguir:
  •  Contestar a las preguntas del test y nominar a otros tres blogs para que las contesten
  • Informar a los blogs en cuestión de su nominación
  • Mencionar al blog que te ha nominado
 Así que... comenzamos.¡A ver lo que sale!

1. El último libro que has leído: 

El ultimísimo ha sido el reseñado aquí en mi blog hace unos días: Le ragazze di Sanfrediano o Las muchachas de Sanfrediano de Vasco Pratolini (como prefiera el consumidor).

2. Libro que cambió tu forma de pensar:

Pues si soy sincera, creo que ninguna me ha influido tanto. Suena triste pero es así...

3. El último libro que te hizo llorar:

Aquí coincido con mi compi. Ha sido Del color de la leche de Nell Leyshon. Me atrapó desde el principio y me conmovió.

4. El último libro que te hizo reír:

He pasado muy buenos momentos con La señorita Mapp de E.F.Benson.

5. Un libro prestado que no te han devuelto:

Uno que me encantó, El príncipe destronado de Miguel Delibes. ¡Qué rabia da que prestes un libro con toda confianza y que no te lo devuelvan!

6. Un libro prestado que no has devuelto:

Ninguno. Para eso soy muy cumplidora.

7. Un libro que volverías a leer:

¿Sólo uno? Es difícil decidir pero quizá volvería a leer Nosotros los Rivero de Dolores Medio porque lo leí medio obligada y no lo disfruté como debería y más cuando se desarrolla en mi ciudad.

8. Un libro que regalarías a ciegas:

He regalado a ciegas hace poco a una amiga no muy lectora El baile de  Irène Némirovsky  y creo que le está gustando mucho.

9. Un libro que te sorprendió para bien:

Uno que me obligó a leer mi profesor de italiano hace muchos años Lessico famigliare (Léxico familiar) de Natalia Ginzburg.

10. Uno de los primeros libros que leíste en la escuela:
 
No lo recuerdo bien, pero creo que alguno de la serie esa azul del Barco de Vapor, quizá Querido Susie, Querido Paul de Christine Nöstlinger , con 7 u 8 años.
 
11. Un libro que robaste.
 
Ninguno. No he robado un libro en mi vida.
 
12. Un libro que encontraste perdido.
 
Las aventuras de Huckleberry Finn de Mark Twain. Lo encontramos en un baúl que llevaba un montón de años abandonado en casa de mis abuelos. Una joya!
 
13. El autor del que más libros tienes.
 
Hay varios autores con los que me obsesioné en su día y tengo todos sus libros.
De pequeña una de ellas era Richmal Crompton y sus maravillosos libros de Guillermo el travieso.
De adolescente fue Agatha Christie.
Tengo las colecciones completas de ambas.
 
14.  Un libro valioso.
 
Creo que económicamente valioso no tengo ninguno, pero por lo que significa para mi desde el punto de vista sentimental, es la edición encuadernada en piel de El Quijote, herencia de mi querido abuelo.
 
15. El libro que lees ahora mismo.
 
Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson. ¡Enganchadita me tiene!
 
16. Un libro que prohibirías.
 
Creo que en principio ninguno aunque si me encontrase alguno que animase a la discriminación, el odio, la xenofobia etc supongo que no me gustaría que nadie lo leyese.
 
17. Un libro que llevas tiempo queriendo leer.
 
Mister Rosenblum sueña en inglés de Natasha Solomons.

18. El próximo libro que vas a leer.

La librería ambulante de Christopher Morley.

19. Libro que no leerías jamás.

Tengo unos cuantos así que la lista es larga.
 
20. Tu trilogía o saga preferida.
 
Sinceramente no tengo ninguna. ¿Soy rara?
 
 
Bueno y con esto y un bizcocho...sólo me queda pasar el testigo a otros tres blogs que son ( y perdonadme si ya os han propuesto):
 
Neftis de Nadie está solo
Norah Bennet de El rincón de una cantina
 
 
 
 
 

 

domingo, 30 de marzo de 2014

Le ragazze di Sanfrediano (Las muchachas de Sanfrediano)

Autor: Vasco Pratolini
Editorial: BUR
ISBN: 97888170466503
Nº de páginas: 140


Sanfrediano, un barrio popular y céntrico de Florencia, ve pasear por sus calles a unas chicas que no son como todas las demás. Guapas, orgullosas, trabajadoras, independientes y pasionales, cada una a su manera, las muchachas de Sanfrediano tienen un único punto débil: Aldo Sernesi, un donjuán al que todo el mundo conoce como «Bob» por su parecido con Robert Taylor. La principal dedicación de Bob consiste en correr detrás de todas ellas sin tener aparentemente la más mínima intención de elegir a ninguna para casarse. Silvana, Gina, Tosca, Mafalda, Loretta y Bice, las protagonistas de la novela, encarnan en sí mismas a todas las muchachas de Sanfrediano que han pasado en algún momento por las manos de Bob. Novias, amantes o simples conquistas que, al descubrirse víctimas del mismo perverso juego, unen fuerzas y entretejen un plan de venganza propio de unas auténticas Erinias enfurecidas.
 
Tenía este libro en casa desde hacía bastante tiempo. Lo compré en uno de mis primeros viajes a Italia pero desde entonces permanecía en la estantería esperando pacientemente su turno.
Cuando me enteré que la Editorial Impedimenta, lo había traducido al castellano (Las muchachas de Sanfrediano) y que estaba teniendo tan buena acogida, decidí que era el momento de leerlo.
 
 
La acción transcurre en Sanfrediano, un barrio popular de Florencia en los primeros años de la posguerra.
Éste es el territorio de caza de Aldo Sernesi, empleado del ayuntamiento, gran jugador de billar, atlético, partisano y conquistador.
Aldo, llamado Bob por su semejanza con el divo de cine del momento Robert Taylor, es un muchacho pagado de sí mismo, enamorado sólo de su persona, consciente de su belleza, que enamora a una muchacha detrás de otra o incluso a varias a la vez sin importarle para nada sus sentimientos.
Son aventuras que para Bob no tienen importancia pero que para las pobres desafortunadas significa todo en su vida. Ellas se hacen la ilusión de ser la única mujer en la vida de Aldo e incluso se ven ya vestidas de blanco camino al altar.
Pero para Bob, lo que cuenta es la aventura, la euforia de la conquista, la celebración narcisista de sí mismo. Bob, es sólo un Casanova cualquiera pero en el barrio de Sanfrediano es admirado y envidiado por todos.
Incluso se inventa un pasado de partisano (cuando en realidad su adhesión se produce una vez terminada la guerra y pasado el peligro. Es por tanto un cobarde).
 
Las muchachas que seduce son Tosca, Mafalda, Gina, Bice, Silvana y Loretta, chicas trabajadoras y decentes.
Pero la alegría por el triunfo le durará poco ya que las jóvenes, descubierto el engaño, traman una terrible "vendetta" a sus espaldas de la cual nuestro héroe saldrá malparado.
 
Este libro, escrito por Pratolini en 1948 aparecerá por primera vez en una revista en 1949 y no será publicado hasta 1954  (año en que se estrena también la primera película basada en la novela).
 
El autor nos ofrece un retrato de Italia que, aunque devastada tras la II Guerra Mundial, se muestra optimista, llena de vida, enérgica...  Y todo ello representado en la figura de los chicos y chicas del barrio de Sanfrediano. Allí la luz es viva y se sonríe continuamente en una atmósfera propia de la mejor comedia italiana de los años 50.
Además, el encanto italiano de Pratolini se manifiesta, como siempre, coloreado por el dialecto de la Toscana.
 
Una novela divertida, breve, con chispa y que a pesar de los años no ha perdido ni pizca de encanto.


 



jueves, 27 de marzo de 2014

Sorteo

Casi casi llego tarde a este sorteo (oops!).

En el blog Libros que hay que leer se sortea un ejemplar de una saga juvenil que a mi personalmente me tiene enganchada: Sherlock, Lupin y yo: La catedral del miedo.
Si queréis participar daos prisa que el plazo acaba mañana.
Os dejo aquí toda la información.

lunes, 24 de marzo de 2014

El día que vendrá



Autor: Rhidian Brook
Editorial: Lumen
ISBN: 9788426400093
Nº de páginas: 384
Título original: The Aftermath

Finalizada la segunda guerra mundial, Hamburgo ha sido ocupada por los británicos. El coronel Lewis Morgan y su familia se instalan en una de las mansiones requisadas a los alemanes. La integridad y el deseo de confraternización del coronel hacen que llegue a un acuerdo con los ocupantes de la casa, la familia Luber, compuesta por un arquitecto viudo y su hija adolescente, para que ambas familias puedan convivir en armonía. Este es el punto de partida de El día que vendrá, donde no solo se divide una casa:los Morgan en el primer piso, los Lubert en el segundo#, sino donde los personajes han creado compartimentos estancos dentro de sí mismos para poner a raya sus traumas y sobrevivir. Cuando esa frontera se desmorone, los sentimientos largo tiempo contenidos no tardarán en resurgir. De esta forma Villa Lubert es el microcosmos que refleja las fronteras, el recelo, la sospecha que se cernió sobre la Alemania ocupada por los aliados tras la Segunda Guerra Mundial, pero también la redención y el perdón.


Esta novela llegó a mis manos por casualidad y sin saber apenas nada de ella (solamente que estaba ambientada en  Alemania tras la II Guerra Mundial) empecé su lectura.
Debo decir que me ha gustado aunque voy a poner algún que otro pero.

La ambientación es excelente: nos encontramos ante una Alemania (y concretamente en este caso la ciudad de Hamburgo) devastada tras los bombardeos aliados y el final de la guerra. Los ingleses se instalan en ella para su "reconstrucción"; y lo pongo entre comillas porque verdaderamente su labor dejaba bastante que desear.
La premisa fundamental era la de desconfiar de todos los alemanes ya que no se sabía quien estaba "limpio" y quien no.

En este contexto es en el que vivirán los Morgan.
El coronel Lewis Morgan se reunirá con su familia en Hamburgo y los tres, el padre, la  madre y el hijo Ed vivirán en una de las casas que el ejercito inglés confiscaba a los alemanes pero con una peculiaridad: la compartirán con el dueño de la casa (un arquitecto viudo y su hija, una adolescente resentida por la pérdida de la madre y que obviamente culpa a los ingleses de todos sus males).

Sin embargo, Lewis no es un oficial al uso, él cree en el perdón, en las segundas oportunidades y en sanar las heridas que se han producido como consecuencia del conflicto.
Y su tarea será harto difícil ya que su familia ha experimentado un gran dolor con la pérdida del hijo mayor en un bombardeo. Es por ello que su mujer Rachael no verá con buenos ojos el arreglo al que ha llegado su marido.

Primero, la convivencia se hará increíblemente complicada por el resentimiento y los prejuicios de ambas familias: sólo Lewis y el señor Lubert parecen estar dispuestos a perdonar y olvidar.
Pero poco a poco las cosas van cambiando tanto para Rachael como para el pequeño Edmund.

Asimismo viviremos también el sufrimiento de los alemanes, que como perdedores de la guerra no tenían derecho a nada. La mayoría de ellos carecían de un sustento, no podían trabajar y  miles de niños huérfanos malvivían y mendigaban por las calles.

Creo que la visión que nos da Brook de esa época tan convulsa y difícil es muy interesante, ya que no se posiciona del lado de los vencedores ni de los vencidos sino que intenta ejercer de espectador para que el lector comprenda cómo era la realidad de la época.

Ahora va mi "pero". Esperaba algo más de profundidad en cuanto a sentimientos. En el caso de Rachael, por ejemplo, se muestra muy fría y quizá me hubiese gustado ver algo más de humanidad en una madre que ha perdido a un hijo (aunque a medida que avanza la historia si hay un cambio en ella). La relación con el hijo es casi inexistente aunque puede entenderse en parte.
Y el segundo pero sería el poco desarrollo que el autor da a la historia de los huérfanos (quizá hasta se podía haber obviado en parte).

Así y todo es una historia interesante y bien escrita que se lee con agrado.


 

domingo, 9 de marzo de 2014

La señorita Mapp



Autor: E.F Benson
Editorial: Impedimenta
ISBN: 978-84-15578-81-9
Nº de páginas: 384
Título original: Miss Mapp


La señorita Mapp (a la que ya conocimos en la soberbia Mapp y Lucía) es una de las más excéntricas damas villanas de la comedia British. Reina y señora del pueblecito costero de Tilling, a cuyos habitantes maneja con mano de hierro en guante de terciopelo, la señorita Mapp es avara, intrigante y rencorosa, además de una cotilla de cuidado. Una mujer, en suma, tan fascinante y letal como una cobra. En Tilling someterá a padecimientos sin cuento a su círculo social: el mayor Benjamin Flint, obsesionado con el whisky y el golf, y con quien la señorita Mapp lleva años intentando casarse sin éxito; su secuaz, el capitán Puffin, un don nadie que se ahoga en un vaso de agua; el discreto señor Wyse, que mantendrá una relación no tan discreta con la pretenciosa Susan Poppit, miembro de la Orden del Imperio Británico y as del bridge; la desgraciada Godiva Plaistow o el «Padre», un sacerdote que está convencido de que habla en escocés.


Este libro forma parte de la serie conocida con el nombre de "Mapp & Lucia" escrita por el británico E.F. Benson allá por los años 20 del siglo pasado.
Es también el tercero que cae en mis manos, esta vez en forma de regalo allá por Navidad. Sin embargo no he podido disfrutar de su lectura hasta ahora. Y bien digo, porque este libro es como los buenos vinos, se debe paladear y degustar con calma para apreciar todos sus matices.

Esta novela de Benson no puede ser considerada una obra que destaque por su temática profunda o trascendental, sería imposible cuando lo que hace el autor es llevarnos a un pequeño pueblo inglés donde el "deporte" preferido de sus habitantes es el chismorreo, la envidia (insana) y el alegrarse del mal ajeno. Vamos, ¡cómo la vida misma!

Es en el pueblecito costero de Tilling donde encontramos a nuestra protagonista, Elizabeth Mapp.
La señorita Mapp, soltera rondando los cuarenta, es la abeja reina. Ella organiza la vida social e impone su voluntad a su pequeño círculo de amistades. Ese círculo está compuesto entre otros por su "amiga" Godiva (Diva) Plaistow, el padre Barlett y su mujer, el capitán Puffin y el mayor Flint (amantes del golf y del whisky), la señora Poppit (miembro de la Orden del Imperio Británico para desgracia de Mapp) y su hija Isabel y la "pintoresca" Irene, la artista del pueblo.

Las jornadas trascurren entre compras por las principales calles de Tilling, tardes de té y partidas de bridge. Todo ello aderezado con las numerosas trifulcas entre Diva y la señorita Mapp por las cosas más insignificantes (memorable es la llamada "Guerra de las rosas").
Además de esto, descubriremos que se traen entre manos el mayor y el capitán y por qué se retiran siempre a horas tan intempestivas, qué supondrá la visita del Príncipe de Gales para el pueblo y el romance que surgirá entre dos de sus vecinos.

La protagonista como os podéis imaginar será siempre Elizabeth Mapp, mujer insufrible donde las haya. Es difícil tener una palabra amable para ella, porque son tantos sus defectos, que si tiene alguna virtud queda eclipsada por ellos.
Miss Mapp es envidiosa, cotilla, maliciosa, mentirosa, mezquina , algo tacaña y se cree el centro de atención. El lector se alegra por tanto cuando sus planes no salen bien y se acaban volviendo contra ella. Y cuando Mapp consigue una pequeña victoria no tenemos más que sentir compasión por lo patético de la situación. Así y todo, Elizabeth Mapp tiene algo magnético que atrapa al lector.

Por último señalar que ese humor inglés que a mi tanto me gusta y con el que tanto disfruto está presente en este libro y en toda la saga de Benson. Me inclino ante su maestría.
Y también, como no, no olvidemos destacar la magnífica traducción de José C. Vales.

Si aún no conocéis a estos personajes os recomiendo la lectura de estas joyas encarecidamente. Seguro que no os arrepentiréis.